//
you're reading...
ECONOMÍA, FINANZAS PÚBLICAS, POLITICA

La crisis financiera de México durante los 80′s la detonante deuda actual

Por Michel Echeverría Martínez y Fabiola Solís Sánchez.

La deuda externa que ostenta México actualmente no es nueva. Se contrajo hace ya varias décadas y hasta el año presente no se ha podido pagar, todo lo contrario, ha aumentado año con año.

Durante la década de los 80’s, la deuda externa contraída por el Estado Mexicano incrementó significativamente. Datos del Banco de México (Banxico) estiman que la deuda ascendía, en 1982, año en el que la crisis económica se experimenta con mayor intensidad, a un billón seiscientos sesenta mil cien millones de pesos, de los cuales, 10,879 millones de dólares fueron pagados por concepto de intereses (29.8% más que en 1981).

Las causas que llevaron a México a tener una deuda externa tan elevada fueron tanto domésticas como internacionales.

Dentro del ámbito de las causas domésticas se puede mencionar el crecimiento de las filas burocráticas durante el gobierno de López Portillo, crecimiento que no sólo redujo significativamente los ingresos petroleros sino que generó más deuda para poder sufragar los gastos de mantenimiento del excesivo aparato burocrático. En este sentido, el Banxico estima que durante 1983, las erogaciones por servicios personales (gastos generados por el mantenimiento del aparato burocrático, principalmente) fueron de 1,164.2 miles de millones de pesos.

Con respecto a las causas internacionales, el decrecimiento el precio del barril de petróleo experimentado durante los 70’s hicieron que el punto fuerte de México, el petróleo, no generara las ganancias esperadas y, por lo tanto, no pudiera ingresar las cantidades de dinero necesarias para sufragar los gastos del país. Asimismo, el incremento en la tasa de interés por parte de Estados Unidos hizo que, como se observó anteriormente, México pagara año con año mucho dinero por concepto de intereses y no de la deuda en sí.

El aumento de intereses perjudicó a la economía mexicana gravemente. Según Jiménez, “sólo con el aumento de éstos del 1%, México tenía que pagar anualmente por concepto de intereses 323 millones de dólares”. Esta situación dejó al país, por mucho tiempo, en una situación de dependencia y de control por parte de los intereses norteamericanos.

A principios de la década de los 80’s, según Guillén (1990) de “representar 37 mil millones de dólares en 1978, pasó a 71 mil millones de dólares en 1981”. Esta cifra representó un aumento del 91.89%, es decir, casi el doble en tres años. Dicho incremento ejemplifica la grave situación por la que México atravesaba en aquellas épocas.

Al descubrir nuevos yacimientos petrolíferos, México incrementa su exportación de barriles del hidrocarburo obteniendo grandes ganancias que le permitieron pagar parte de su deuda y contraer mayores cantidades en préstamos que tenían como garantía el llamado “oro negro”.

Con el paso de los años, México ha tratado de finiquitar la deuda externa; sin embargo, los esfuerzos han sido insuficientes. A ocho años de la administración panista, es decir, en 2009, la deuda externa se había incrementado 307 mil 975.9 millones de pesos, lo cual, representó un aumento del 38%. Según el Diario La Jornada “en 2000 los pasivos externos sumaban 802 mil 418.6 millones de pesos, pero al finalizar 2008 el monto se elevó a un billón 110 mil 394.5 millones”.

La deuda externa sigue implicando un problema económico grave para el Estado Mexicano. Aunque como se ha observado, los intentos por concluirla han sido múltiples, hasta hoy en día no se logra dicho fin. Es menester que la nueva administración que ocupe la presidencia enfoque esfuerzos encaminados a disminuir la deuda externa a través de un plan a largo plazo de crecimiento económico sustentable que permita, a través de estrategias concretas, pagar la totalidad de la deuda en un futuro.

Referencias.

Banco de México. (1982). Banco de México. Recuperado el 24 de abril de 2012, de http://www.banxico.org.mx/dyn/publicaciones-y-discursos/publicaciones/informes-periodicos/anual/%7B8A2B469D-9164-8CFF-E619-F77828929FB3%7D.pdf

Banco de México. (1983). Banco de México. Recuperado el 24 de abril de 2012, de http://www.banxico.org.mx/dyn/publicaciones-y-discursos/publicaciones/informes-periodicos/anual/%7B1C80D690-4799-F7EE-6B8F-8D69FC9EFF36%7D.pdf

Banco de México. (1990). Banco de México. Recuperado el 24 de abril de 2012, de http://www.banxico.org.mx/dyn/publicaciones-y-discursos/publicaciones/informes-periodicos/anual/%7B385112EB-89B0-9424-5B74-B0B60EF9379C%7D.pdf

González, S., & Rodríguez, I. (13 de abril de 2009). Calderón elevó la deuda pública casi en un billón de pesos en 2 años. Recuperado el 24 de abril de 2012, de http://www.jornada.unam.mx/2009/04/13/economia/022n1eco

Guillén, H. (1990). Orígenes de la crisis en México. 1940/1982. México: Ediciones Era.

Jiménez, M. Las crisis económicas de México en 1976 y 1982 y su relación con la criminalidad. Universidad de Guadalajara.

About these ads

Acerca de fabi436

Estudiante de ciencia política

Comentarios

2 comentarios en “La crisis financiera de México durante los 80′s la detonante deuda actual

  1. La deuda externa actual mexicana se sitúa en 221,538 millones de dólares, pero sólo 66 mil millones corresponden a la deuda federal. Asimismo, las reservas federales ascienden a 163 mil millones de dólares. El Presupuesto de Egresos estipula la cantidad de 3’931,289.5 millones de pesos, o 310,000 millones de dólares. Por lo tanto, la deuda externa federal corresponde al 21.2% del Presupuesto de Egresos de la Federación o a 5.5% del Producto Interno Bruto mexicano.
    Muchas cuentas aparentan mayores porque se manejan en divisas distintas. Sin duda la deuda de los Estados e Instituciones Autónomas es bastante cuestionable, que si son tomadas en cuenta elevan la deuda de 66 a 221 mil millones de dólares. Por lo tanto, aun y cuando la crisis financiera de la década de los 80 sí abrió la puerta a muchos préstamos extranjeros, no se puede afirmar que sea la causante de la totalidad de la deuda actual.
    A menos que el país comience una re-estructuración de sus pasivos la deuda no nos permitirá la inversión en otros sectores, pues presenta siempre un crecimiento exponencial.

    Publicado por cesarmauricioceballos | enero 26, 2013, 10:39 am

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Enter your email address to subscribe to this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 30 seguidores

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 30 seguidores

%d personas les gusta esto: