//
you're reading...
POLITICA

Visión de México al final de la primera década del siglo XXI México, un país de pobres; un país de elecciones.

A lo largo de la historia la constante lucha de clases en México ha sido la constante de un interminable juego de interés de la clase dominante por mantener el sistema a favor de los intereses económicos, capitalistas y una lucha sin contrincante por el apoderamiento de los recursos naturales y el dominio de los medios de producción.

“la pobreza deshumaniza, reduce las capacidades, limita las libertades y genera en aquel que la padece la imposibilidad de imaginar un futuro diferente”.[1] En el entendido que en México existe un aproximado de  50 millones de pobres (casi el 50% de la población nacional), es comprensible la limitante permanente que existe en el sistema político mexicano y en la evolución y desarrollo de un país tan complejo como lo es México.

A lo largo de mis años de estudio he tomado una postura que me sitúa en el escenario de los constantes procesos electorales en México, y me deja la enseñanza este sistema político “electorero” que vicia y rompe con las directrices de las políticas publicas y corrompe las esferas del poder político y a su vez limita el alcance de la agenda de gobierno que emana de los partidos que se encuentren en el poder.

MEXICO UN PAIS DE DOS REALIDADES

Como politólogo vivo en un México fracturado, en un estado fallido, que aunque cueste trabajo admitirlo recibiendo esta crítica de nuestro peor enemigo-amigo, es comprensible que la falta de continuidad a las políticas publicas genere una cultura de la corrupción, el asistencialismo y la mediocridad aprendida de largos años de gobiernos benefactores con búsqueda de perpetuarse en el poder.

Vivo en un México de dos realidades, una que como mexicano no acepto y no quiero y otra realidad que intentamos cambiar. Y es difícil comprender que el sistema por si mismo aun entendiendo su fragilidad y desorganización, ha creado su propio esquema de candados y pesos que debilitan el cambio y la evolución que en teoría debería ser una constante, paralela a la evolución tecnológica, ideológica y del conocimiento humano.

El objetivo de este ensayo no es encontrar los puntos de inflexión y debilidad que existen en el sistema y plantear una hipótesis que se aventure a señalar una solución a la distribución de riquezas. Y la solución de problemas como el crimen, la inestabilidad política y esa constante dosis permanente de proselitismo que enajena al pueblo y lo mantiene arraigado a esta misma situación política.

UN MEXICO PARADOJICO

México se encuentra sumido en una gran paradoja que no permite la transición entre un país que siempre intenta desarrollarse en la búsqueda primaria del agrado de los organismos internacionales, para la inversión de otras economías en el territorio nacional; a un país que simplemente se encuentra secuestrado por el poder político y la constante reinvención que ofrecen los partidos políticos en los muy frecuentes tiempos electorales.

La pobreza es resultante de faltas de oportunidades, es sinomino de la ignorancia, del completo desinterés del poder político y es la mancha indeleble que persigue al final de los periodos de las administraciones públicas. Y es que mi pregunta es la siguiente ¿es realmente imposible lograr un cambio benéfico en México con un sistema de partidos como lo conocemos actualmente?

La respuesta es tan válida como la piense quien lee este escrito. Es tan oportuna como cualquier política pública en zonas de extrema pobreza, pero tan imprecisa como la aplicación de las mismas.

Al principio comentaba que México es un país en donde los constantes procesos electorales se han encargado de hacer estragos en el sistema político tan perversa como sutil y perfectamente. El constante incremento de ilusiones y esperanzas a la población, sumado al desinterés de la población por la obtención de los mecanismos para agilizar esa extinta movilidad social y aderezada con un patrón constante y perpetuo de dadivas sin importar el partido político, es solo una muestra de esa mezcla tóxica que existe en el sistema electoral y político en México.

Encasillarse en una situación tan efímera sin tomar en consideración el sistema económico que nos han heredado las crisis económicas, ese neoliberalismo que ha deteriorado la estructura originaria con la que fue concebido el estado mexicano. Un México nacido en el caudillismo que se inclina a la izquierda en la búsqueda del interés nacional con Cárdenas y que al más mínimo descalabro con la crisis petrolera mundial con López Portillo se inicia una transición a este ¿macabro? ¿Inadecuado? ¿Mal estructurado? Sistema económico, nacido del modo de producción capitalista.

Y que autores como Villanueva Aguilar  en su antología de políticas publicas de finales de siglo XX auguraba un proceso democratizador en México que partiría precisamente de la aplicación de un sistema como el neoliberalismo. Pero ¡Oh, sorpresa! No existe “neoliberalismo” como tal en México. Ni siquiera un partido de ultra derecha como el acción nacional, ha logrado sacudirse los costos políticos en los que perdería más popularidad que  el mismo seguro popular y otros esquemas emanados del partido hegemónico y creador de las mismas estructuras en las que el mismo PAN ha jugado a lo largo de más de 10 años de la alternancia en el poder.

Entonces, el problema no es político, ni estructural, pues la situación de constante crisis es ya una modo de vida en el sistema político mexicano, pues bien, las posibilidades me llevan a suponer que la partidocracia y el completo desinterés al propio “interés publico” valga la redundancia han alimentado la tormenta a la que es sometida la población en cada proceso electoral en este país.

 CONCLUSIONES

México no es solo una economía fracturada que pone a disposición del mayor interés los recursos y compromete los medios de producción al mejor postor en el extranjero, ni mucho menos un país que solo abarata sus fronteras y realiza convenios completamente desiguales a favor de intereses extranjeros que debilitan mas a la economía y la someten por conservar algunos beneficios efímeros que ofrecen los tratados internacionales y las alianzas en bloques económicos.

La política en México con un sistema de partidos que ahora multiplica las opciones a los ciudadanos no termina de enfrentar ese embudo que elimine la contaminación que existe en los procesos que los vicia y recurre a prácticas tan arcaicas como el acarreo y la compra de votos en un país que se dice democrático.

Este ensayo se basa en el análisis del tema de “México hoy. Retos y desafíos de cara al siglo XXI” no enmarcar las necesidades de cambio en un sistema en conflicto y postergar en el tiempo las reformas estructurales que son necesarias para el avance la evolución y la creación de nuevas generaciones emanadas de un sistema diversificado, con diversos puntos y pesos y contrapesos que rompan los convencionalismos de las prácticas democráticas tercermundistas, México no podrá incluirse ni en el discurso en una serie de países que han evolucionado al punto de incluir sus economías en las más competentes del globo.

México un país en constantes elecciones, un México con sistemas de dadivas y un México con una estructura de partidos que buscan la perpetuidad del poder solo debilitan y laceran el interés nacional y someten a la población a un constante circulo donde las elecciones son el vicio y el poder político la catapulta que empañan el cristal que intenta ver un México competente, en constante cambio y adaptable a los nuevos retos del siglo XXI.

REFERENCIAS


[1]  Adato M. y  Damián, A.  (2004)  LA POBREZA EN MEXICO Y EL MUNDO: REALIDADES Y DESAFIOS, México. SIGLO XXI.

-Bautista, A. (2003). PROBLEMAS ESTRUCTURALES DE LA ECONOMIA MEXICANA. México. Plaza y Valdez

Eckstein, S.,  (2002). EL ESTADO Y LA POBREZA URBANA EN MEXICO, , México. SIGLO XXI.

Acerca de brunnosanxz

Alumno de Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales, "Histórico-Político"

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Enter your email address to subscribe to this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 296 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: