//
you're reading...
DEMOCRACIA

Y los movimientos sociales ¿Democracia en México?

Resumen del texto.

El siguiente ensayo contiene algunos puntos básicos de la historia de México en relación con los movimientos sociales y la democracia que se vive en nuestro país. Así mismo se entablarán temáticas con respecto a la democracia actual y el sustento político que se le ha dado en los últimos años.

Y los movimientos sociales ¿Democracia en México? Son argumentos que plantean la afirmación de que todo el desarrollo político y social del país es fruto de los distintos movimientos sociales en expresión final como partidos políticos, los principales instrumentos de democratización a nivel mundial, pero sobre todo para nuestro país.

La democracia es una forma de gobierno y por lo tanto una forma de dominación. Estar consciente de ello ayuda a descartar toda posibilidad de pensarla como el ideal máximo a alcanzar. En la actualidad la democracia enfrenta problemas muy grandes, ya que su alcance se ha limitado a los procedimientos de participación para la elección de los gobernantes. Los partidos políticos son parte de la democracia, y la mayoría de estos han surgido de movimientos sociales, permitiendo una disputa pública, pacífica y legal por el poder (Reveles, 2008).

A la democracia podemos incluirle también la interpretación de asuntos como la libertad e igualdad, pues estos conceptos que son el eje que moverá las participación de la ciudadanía en la toma de decisiones del país con el fin único de satisfacer las necesidades siempre crecientes de la sociedad (Sodaro, 2006).

Cuando queremos referirnos al desarrollo político, económico y social de un país como México, es casi imprescindible pensar en su historia y en la manera en cómo esta nación se ha ido formando a lo largo de doscientos años.

México por más de trescientos años fue colonizado por España y por lo tanto el gobierno que existía para 1500, era un virreinato, bajo las órdenes de los reyes Católicos de España. Estamos hablando de tres siglos en los que el pueblo mexicano no tenía el control de su economía, sociedad y mucho menos del gobierno. Sin embargo fue en 1810 donde se dio el primer gran movimiento revolucionario independentista a cargo del Cura criollo Miguel Hidalgo I. Costilla, que buscaba el regreso al trono de Fernando VII a través de llamar al pueblo a buscar el retorno de su patria y con esto “acabar” con el gran poder que tenía la Madre Patria sobre el territorio. Fue hasta 1821 que se logra firmar la pipa de la paz y con esto el reconocimiento de México como un Estado libre y soberano. Poco le duró el gusto al nuevo país pues Agustín de Iturbide asume el poder autonombrándose emperador de México y con esto una nueva inestabilidad política en la nación que provocó nuevos descontentos (García, 2000).

El primer presidente que tuvimos en el país fue Guadalupe Victoria, y este podría significar el comienzo democrático en nuestro país, puesto que la elección de dicho presidente se dio como consecuencia de un triunvirato a la caída del imperio de Iturbide. Este triunvirato estaba formado por Nicolás Bravo, Pedro Celestino y Guadalupe Victoria y tras la proclamación de la Constitución de 1824 que dictaba a México como una república federal, se organizaron elecciones a nivel nacional, siendo este último el nuevo dirigente de la patria (Forjadores de la nación, 1994).

México había dado un nuevo paso a la descripción de la democracia como tema político, sin embargo la falta de organización en el país, así como la lucha por el poder no permitió que se desarrollara un gobierno pacífico en donde la sociedad y la economía pudieran desarrollarse al máximo.

Con la llegada al poder de Benito Juárez García se marcó un nuevo y controversial sistema democrático, la separación de la iglesia y del estado a través de las Leyes de Reforma. Para los liberales significó un novedoso rumbo en cuestión de dar el poder a quien debe ser líder político y social y dejar a un lado el mandato de la Iglesia Católica en México, sin embargo para los conservadores sólo representaba un abuso del poder, por lo que buscaron la forma de destituir a dicho presidente de su cargo, nombrando a Maximiliano de Habsburgo emperador de México (Forjadores de la nación, 1994).

Fue Porfirio Díaz quien le diera un giro excepcional a la historia de la democracia en México y no sólo por los casi cuarenta años que estuvo en el poder ni el sistema de gobierno “pacifista” que instauró, sino porque fue la chispa que encendió uno de los movimientos más grandes de la historia de nuestro país: La Revolución Mexicana (Suchliki, 2001).

Desde mi punto de vista, el movimiento social más grande que se ha dado en México fue en 1910 en la Revolución Mexicana, proceso histórico que produjo significativas transformaciones al país. El propósito del movimiento: el derrocamiento de la dictadura de Porfirio Díaz, lo que llevó al pueblo a luchar por hacer realidad sus ideales de democracia y justicia (Vázquez et al. 2004). Concluye ésta época con la promulgación de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos de 1917, que hasta el día de hoy existe, aunque con diversas reformas en su contenido que se han ido adaptando a las necesidades de la sociedad y sentando las bases para lo que la gente habría de esperar como el comienzo de una nación libre en decisión y con la plena capacidad de tener voz y voto en asuntos políticos (González, 2000).

En este punto, podemos hablar de un Estado que entra a la modernidad pues es cuando se sientan las bases para la creación de uno de los partidos políticos más conocidos en el país, el Partido Revolucionario Institucional, antecedido por el Partido Nacional Revolucionario (PRN) con Plutarco Elías Calles, que nació con el fin de estabilizar el país y normalizar el acceso al poder de los caudillos revolucionarios; a este le siguió el Partido de la Revolución Mexicana (PRM) creado en 1938 con Lázaro Cárdenas integrado principalmente por los sindicatos obreros (PRI,2009).

El movimiento sindicalista en México ha sido uno de los principales actores políticos que permitieron el nacimiento de partidos políticos y con ellos un punto más a favor de la democracia nacional. La relación entre el sindicalismo y el sistema político está signada por la naturaleza del régimen institucionalizado en un sistema corporativo y una especie de estado benefactor. En cuanto al movimiento obrero, se le considera una fuerza negativa para la democratización del sistema político y una fuerza poderosa que lucha por la preservación del autoritarismo corporativo y la reproducción de las relaciones políticas propias del populismo (Durand et al. 1994).

Partidos políticos como el PRD y el PT,  han nacido de diversos movimientos sociales. En el caso del PRD, surge de partidos que a su vez representaban movimientos socialistas, de trabajadores, también el movimiento cívico y por la democracia (PRD, 2009). El PT nació del Comité de Defensa Popular de  Chihuahua y el de Durango, el Frente Popular de Lucha de Zacatecas, el Frente Popular “Tierra y Libertad” de Monterrey, la Unión Nacional de Trabajadores Agrícolas, la Coordinadora Nacional “Plan de Ayala” y el Movimiento Magisterial Independiente. (PT, 2009)

Otro de los movimientos sociales que más ha destacado por su impacto en la población indígena es el EZLN. La lucha del EZLN es particularmente significativa, no sólo a nivel nacional sino a nivel mundial por las aportaciones que realiza a la defensa de los pueblos indígenas de su autonomía y a una serie de valores como el respeto a la dignidad de uno mismo, valores que tienen vínculos entre la ética y la política, los cuales son muy grandes para hacer efectiva la ética y también para hacer efectiva la política (Villegas, 2008)

Para Miguel Armando López Leyva (2008):

La transición democrática culminó exitosamente con la celebración de los comicios intermedios de 1997, al producirse la primera experiencia de gobierno dividido y romperse el escenario anterior de desequilibrio de un actor prevaleciente (hegemónico/dominante) y de otros actores con menor fuerza e influencia, e instaurarse uno nuevo, en el que tres actores políticos tienen empuje e influencia similares. Esta modificación en el entramado político del país tuvo su refrendo en las elecciones de 2000, con la alternancia en el poder presidencial y la reproducción de la situación de gobierno dividido. A partir de estos dos eventos, propios de un régimen democrático, en el país se celebraron elecciones libres, limpias y competitivas, fundadas en el ejercicio real del voto, siendo así que el origen de la legitimidad de los gobernantes reside ya en la formación, expresión y agregación efectiva de las preferencias de los ciudadanos.

Actualmente una de las críticas más duras a los partidos políticos es la falta de democracia interna y esto se debe principalmente a la falta de prácticas democráticas en la cultura política de nuestra sociedad. La actividad se ha visto reducida en la materia electoral, las movilizaciones en cuestión de acontecimientos claves de la historia de México y movimientos en apoyo del gobierno en turno (Reveles, 2008).

Por lo tanto, la cuasi-democracia que vivimos en este país, es fruto de los diversos movimientos sociales que se han dado, México no ha sido engendrado desde una organización política establecida, sino de los descontentos, las manifestaciones y luchas provocadas por un mal gobierno y leyes ineficientes donde el poder del “pueblo” están en manos de pocos y las alternativas no son cuestionables en un Estado que se define así mismo en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos de 1917, en su artículo 40 como una República Representativa, Democrática y Federal.

Referencias bibliográficas.

(1917) Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, México: Mc Graw Hill.

(1994) Forjadores de nuestra nación: La reforma educativa comienza con la Historia. México: Noriega editores.

Durand, V.M, Farrera, J., Prud’homme, J.F., Tuñón, E. (1994) La construcción de la democracia en México: movimientos sociales y ciudadanía. México: Siglo Veintiuno.

García, B. (2000) “La creación de la Nueva España” Historia General de México, México: El Colegio de México.

González, L. (2000) “El liberalismo triunfante”, Historia General de México, México: El Colegio de México.

Leyva, M. (julio-septiembre 2008) “Los movimientos sociales en la incipiente democracia mexicana. La huelga en la UNAM (199-2001) y la marcha zapatista (2000-2001)”, Revista Mexicana de Sociología, 3. Disponible en red: http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0188-25032008000300004&lng=pt&nrm=iso. Recuperado el 14 de noviembre de 2009

Partido Revolucionario Institucional (2009) Breve historia del PRI: Antecedentes. Disponible en red: http://www.pri.org.mx/priistastrabajando/pri/historia/Default.aspx. Recuperado el 14 de noviembre de 2009.

Partido de la Revolución Democrática (2009) Antecedentes del PRD. Disponible en red: http://www.prd.org.mx/portal/. Recuperado el 14 de noviembre de 2009.

Partido del Trabajo (2009) Historia del Partido. Disponible en red: http://partidodeltrabajo.org.mx/www/historia.php. Recuperado el 14 de noviembre de 2009.

Reveles, F. (2008) La democracia en los partidos políticos: premisas, contenidos y posibilidades, México: IEEM.

Sodaro, M. (2006) Política y Ciencia Política. Madrid: Mc Graw Hill.

Suchliki, J. (2001) Mexico: from Moctezuma to the Fall of the PRI. (2°ed.)Estados Unidos de América: Brassey’s, Inc.

Vázquez, M., Gómez, C. y Lugo C. (2004) Historia de México: de la época Prehispánica a la Actualidad. México: Limusa.

Villegas, A. (2008) “Movimientos sociales mexicanos, constantes procesos democratizadores”, CIMACnoticias,

Anuncios

Acerca de majoricalde

Estudiante de ciencias políticas y relaciones internacionales. Amante del teatro y la lectura :D

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Enter your email address to subscribe to this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 297 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: