//
you're reading...
Uncategorized

La Interdependencia

interdependencia

La interdependencia

 

La manera más fácil de entender la interdependencia, sería imaginarnos la vida cotidiana en la que vivimos, es decir las relaciones que tenemos unos con otros y como nuestra vida se va desarrollando a lo largo de los años, así bien lo define la UNICEF:

 

La interdependencia es una realidad que determina nuestras vidas. Todos dependemos de otras personas para sobrevivir y desarrollarnos: nuestro día a día depende de los demás. Lo mismo ocurre con el medio ambiente, ya que sus cambios nos afectan, a veces de manera dramática.

 

La interdependencia está presente en todos los aspectos del desarrollo, se puede reflejar hasta en grandes escalas como son empresas, países y hasta en organismos internacionales. El ejemplo en las empresas se presenta cuando, la empresa necesita de proveedores así como de consumidores para poder mantenerse y seguir creciendo y en los países, basta con mirar las relaciones que se crean (tratados, cumbres, organizaciones, etc.) en busca de un beneficio mutuo que ayude a obtener un desarrollo.

 

Los factores de la interdependencia nacen de un conjunto común de experiencias, expectativas y deseos de cambio que logran crear un interés en común. Esto parte de una de las necesidades básicas del ser humano de relacionarse, como se menciona en la revista Isegoría:

 

La interdependencia es un valor procedente de las relaciones humanas mismas. Ningún ser humano es, ni ha sido, uno, independiente, soberano, auto-determinado, etc. Dependemos estrictamente de los demás, y no sólo de nuestra familia cuando somos pequeños, sino a lo largo de nuestra vida. En lugar de pensarnos como soberanos y autónomos conviene que tengamos en cuenta cuántas formas de heteronomía aceptamos cotidianamente. Siendo la cooperación, la interdependencia y la pluralidad de valores constitutivos de las relaciones humanas, merecería la pena proyectar dichos valores a las relaciones sociales en general, afirmándolos como fundamentales (Fabio Morales, 1998, p 246)

 

Retomando la interdependencia de manera global, hay muchos puntos encontrados, que si bien es una necesidad, muchas veces pasa a quitar autonomía a países o a las mismas empresas, creando un red globalizada en el cual la independencia ya es casi intangible y nos encontramos sujetos a lo que pudiera pasar en otros países, estén cerca o lejos, tal como lo comenta David Ibarra en el texto “Interdependencia, ciudadanía y desarrollo”:

 

Los mercados quedan entrelazados en nudos de interdependencia que trascienden las fronteras nacionales. Los países pierden capacidad de autodeterminación económica, con lo cual se desdibuja el significado de conceptos como el de soberanía; asimismo, actores privados antes desconocidos asumen papeles protagónicos con el escenario internacional, en tanto se torna secundario el de los Estados. (1994, p 17).

 

Teniendo en cuenta lo anterior, es claro que la soberanía de los países está siendo atentada por un aspecto natural de la vida, que bien quizá está siendo mal empleado, si se observa el principio de la interdependencia, que es un mutuo desarrollo con intereses en común.

 

En un aspecto mundial la interdependencia toma ahora un papel de gigante (países más desarrollados) devorando lo más pequeño (países en vías de desarrollo o con poco desarrollo), siendo ésta una realidad alarmante.

 

La mayor interdependencia mundial, conlleva riesgos para los países. Aquéllos que sean más competitivos en la escena mundial serán los que sobresalgan y el mundo enfrenta el riesgo de una polarización aún mayor a la que hoy se vive. Los efectos de la globalización y la liberalización tal como se dieron en el último tramo del siglo XX refuerzan la desigualdad: un segmento social reducido, moderno y abierto al mundo, y una mayor circunscrita a las preocupaciones de la supervivencia cotidiana y marginada del desarrollo económico (ANUIES, 2000, p 9).

 

En una idea general creemos que se tiene que reevaluar el sentido de la Interdependencia que actualmente se aparta de las bases de un desarrollo común, desalentando a actores más pequeños, a quedarse rezagados, mientras que en los actores más grandes crece el sentimiento de control, bajo el yugo de la competencia y de la desmoralización.

 

Hay que volver nuestras miradas hacia el principio como dice aquel proverbio africano Cuando no sabes dónde vas, mira de dónde vienes”, es decir, tenemos que volver a analizar las bases de la interdependencia y darle un sentido que beneficie a toda la sociedad.

Marcel Alejandro Estrella Alvarado

Emilio Lara Calderon

Referencias.

 

Morales, F. Isegoría, Revista de filosofía moral y política, 1998, Isegoría El nacimiento de una Editorial, 19, Madrid, España.

 

Ibarra, D. Interdependencia, ciudadanía y desarrollo, 1994, FONDO DE CULTURA ECONÓMICA, S.A. DE .C.V. México.

 

Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior. La Educación Superior en el Siglo XXI, Líneas estratégicas de desarrollo; una propuesta de la ANUIES. 2000, ANUIES. México.

 

http://www.enredate.org/cas/educacion_para_el_desarrollo/interdependencia

 

Acerca de MarcelEA90

Estudiante de Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Enter your email address to subscribe to this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 296 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: